2 años en Okinawa

¡Es hora de reportarnos!

13340223_10157325812100179_204479163412194440_oEn julio del 2014 vinimos a Okinawa, Japón para trabajar como capellanes y profesores de secundaria en la escuela cristiana internacional de Japón. En junio de este año terminamos nuestro contrato y damos gracias a Dios por la oportunidad de pasar dos años enseñando y trabajando con estudiantes desde primaria a secundaria.

 

¿Y entonces qué sigue?

 

Janary va a trabajar a tiempo completo con la Iglesia del Nazareno como coordinadora del ministerio de jóvenes para Asia-Pacífico (JNI). Yo, Ánderson, voy a estudiar japonés ya que lo consideramos esencial para nuestras metas a largo plazo y nuestro deseo de apoyar el trabajo de la iglesia en este país. Es una bendición poder estar en un lugar en el que hay tanto para hacer por la obra del Señor.

Desde septiembre del año pasado empezamos a asistir a una Iglesia del Nazareno japonesa llamada 浦添ナザレン教会 (Urasoe Nazaren Kyoukai). Esta iglesia ha sido de gran bendición ya que hemos encontrado amigos y hermanos en el Señor. Nos han acogido como familia y hemos podido aprender mucho también acerca de la cultura. Además, estamos siendo forzados a usar el poco nivel de japonés que poseemos.

12291280_10153275669235172_93095216427814896_o

Dios también nos ha dado oportunidades para compartir su Palabra ya que el pastor nos ha dado mínimo una oportunidad cada mes para predicar. Por supuesto todavía no podemos predicar en Japonés, pero otra bendición es que algunos de nuestros amigos traducen al japonés. Oren por favor para que podamos llegar al punto de predicar en Japonés por nosotros mismos.  Oren también para que nuestras relaciones con los japoneses sigan fortaleciéndose para servir juntos en el ministerio.

¡Más motivos para alabar al señor!

¡Agradecemos a Dios por su bondad y su provisión milagrosa! Desde que terminamos nuestro trabajo con la escuela hemos estado muy ocupados tratando de conseguir un nuevo apartamento, empacando, limpiando y tramitando nuestra visa.

El proceso de la visa fue muy complicado y, de hecho, mi esposa tuvo que viajar a Filipinas para legalizar un documento y de ahí yo tuve que viajar a Corea para obtener un certificado del consulado colombiano. Aunque fue inesperado y muy costoso, el Señor sabe cómo hace las cosas porque mi esposa pudo ver a su familia que estaba visitando Filipinas precisamente durante esos días.

 13434866_10208567076427333_4732524691921598767_n
En cada país las cosas se hacen de manera distinta y hemos aprendido que en Japón hay muchísimas reglas y poca flexibilidad. Lo bueno es que al regresar de Filipinas la visa de mi esposa fue aprobada y eso nos permitió empezar a buscar un apartamento mientras esperábamos por la mía.
Por horas y horas tuvimos que buscar en el Internet un nuevo lugar para vivir. No sólo el sistema es muy complicado, además, todo estaba en japonés y tuvimos que usar el traductor de Google. Pero finalmente conseguimos un buen apartamento para rentar, nuevo, y con descuento en el arriendo.
También damos gracias por nuestros amigos en la iglesia que nos ayudaron con los procesos legales. El proceso nos tomó una semana aunque al principio habían dicho que iba a ser mucho más tiempo. Fuimos los primeros arrendatarios extranjeros de esa agencia y Dios fue bueno con nosotros.
13738228_10157498618295179_714868636795565775_o (1).jpg
Ya que nuestro antiguo trabajo proveyó todas las cosas, al dejar de trabajar con ellos nos quedamos prácticamente sin posesiones materiales. Empezamos a buscar cosas en un mercado de segunda en Internet pero los precios bajos siempre se vendían antes de poder comprar. Así que decidí estar pendiente del sitio web revisándolo frecuentemente. De repente encontré una persona que estaba regalando una cama, un comedor y  un sofá.
Contacté a la persona de inmediato sabiendo que era una bendición de Dios. Pero al llegar a la casa del hombre, Dios nos sorprendió aún más cuando el hombre preguntó “¿tienen colchoneta para la cama?” Le explicamos que no teníamos nada y empezó a ofrecernos un montón de cosas, ¡todo absolutamente gratis! Pasé mi cumpleaños cargando cosas de su casa a nuestro apartamento, desde el amanecer hasta el anochecer, pero ese fue mi mejor regalo, la provisión de Dios de manera inesperada y sobrenatural. Oren por favor para que Dios prospere a este hombre que nos proveyó, su nombre es Nathan.
13724132_10157501537640179_7868846890501650546_o.jpg
Dios bendice al dador alegre
 Ya vamos para dos semanas en nuestro nuevo hogar y esta semana recibimos la buena noticia de que mi visa también fue aprobada. No sólo eso, sino que además fue aprobada por tres años, así que podemos quedarnos en Japón por un tiempo más.
13641170_10157487784735179_7890636001053666671_o.jpg
Nada es imposible para Dios
Esperamos que estas historias te inspiren también a seguir al Señor. Una de las lecciones que todos debemos aprender es que debemos confiar en Dios aunque no sepamos a ciencia cierta la dirección a la que él nos está guiando. Cada día son nuevas sus misericordias.
¿Te unirás a su misión?

P.D.:
Si quieren apoyarnos y ser nuestros socios en este ministerio para Japón y la región de Asia-Pacífico, da clic aquí o mándanos un mensaje y no te olvides de seguir nuestro blog para recibir nuevas actualizaciones.

También queremos orar por ustedes, envíennos un mensaje con sus peticiones.

En Cristo,

Ánderson y Janary

Advertisements

2 Comments Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s